Carmen Sampedro

La palabra hecha verso

Atrezo

Yo fui (soy) aquel ave migratoria que, ajena al rastro de la bandada, se estrelló contra el sol. Y caí en ser piedra de un río y abracé (abrazo) el rocío del amanecer, tanto, que me mudé en acero.

Yo era (soy) la última hoja de otoño donde escribí (escribo) la soledad de la fuente hueca, el llanto del cántaro y el hastío de la infancia en las tardes secas. El cuerpo que soporta la puesta en escena, un atrezo, un tiovivo con demonios que hacían (hacen) saltar la alarma del recuerdo y esconden  todos los espejos…

Carmen Sampedro

Linares 2016

 

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.