Carmen Sampedro

La palabra hecha verso

Enciendo un verso

Enciendo un verso

y arde mi esqueleto

en la pira de un mundo ajeno.

Enciendo un verso

con desafío de relámpago

y huyen los nombres

con espanto de ala quebrada.

Quisiera conjurar

en esta hora nuevas palabras

que abriguen mis huesos.

En un jardín olvidado

el viento sacude la tarde…

Mañana diré

que me venció la desolación.

 

Carmen Sampedro

Linares, febrero 2018

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.