Carmen Sampedro

La palabra hecha verso

Ausencia mía

Ausencia mía, puerto sin orilla

navego a ciegas en esta isla.

Oye mi voz en la lejanía

de ecos sin nombre

que cavan mi herida.Negro de llanto

mi pesar se duele

negando  risas,

vallando atardeceres. Desterrada de ti,

no encuentro senderos

que den a mis pasos

alivio y consuelo. Ausente mío,

causa de mi duelo

la luz que me diste, se ahoga en silencio:

¿Qué será de tus ojos? ¿Seguirán ardiendo?

Dime anhelo mío,

¿a quién alumbras con ellos?

No me dejes en penumbra

que en las sombras no te siento.

Ausente mío,

en esta hora te escribo,

privada de mi lugar que eres tú

y no hallo más cordura que buscarte,

aunque sea a oscuras,

aunque desterrada, gritaré tu nombre,

vagaré sin alma, te buscaré a tientas

en la madrugada.

Carmen Sampedro

 

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.