Carmen Sampedro

La palabra hecha verso

La Taberna, poema de Carmen Sampedro

Quiso por fin el aire

romper la nube preñada,

quiso por fin el agua

lavar la cara arrugada

y quiso el hombre,

por ser hombre,

empapar su sangre

de vino

que lo alentara.

La taberna era un regazo

donde el corazón templaba

su lamento…,

congregando

sentimientos

y nostalgias.

 

El agua caía en el alma

formando ríos de helechos

y el vino seguía su curso

disipando los recuerdos.

Marcados por el tiempo,

unos bebían para olvidar

un olvido.

Otros,

la ausencia de la madre.

¿Cuándo murió?

Figuras de niebla

acudían urgentes

a la memoria

para ensartar

perla a perla

instantes

de su existencia:

Oasis de embriaguez

en desiertos de olvido.

 

– “Bebed, pero no olvidéis” –

(las venas se estremecieron)

– “bebed, pero no olvidéis” –

(sentenció una voz de trueno)

-“Soy el arcángel Miguel

que me he escapado del cielo.

Si me invitáis a una copa

os canto por martinete

el dolor que llevo dentro.

¡Quiero ser hombre!

¡Quiero ser hombre,

y tener manos!

Mirad vuestras manos,

observad  cómo sueñan,

qué artísticamente expresan

alegría, miedo,

bondad, deseo…

Yo suplico

cada día a mi amo

que en vez de alas

me dé manos

para escribir la agonía

de vivir eternamente postrado.

Otra copa

y en el próximo trueno

me voy.” –

 

De repente,

un relámpago de voces

con acento militar

intimidan al arcángel

a punta de fuego celestial.

-“No te resistas Miguel,

no te rebeles,

que el amo

te quiere ver.

Las órdenes son tajantes

y su advertencia también:

que si vuelves a escaparte

en vez de nosotros

vendrá él.

 

Los hombres quedaron mudos,

sin aliento

y los vistió el recuerdo

de un abrazo, un adiós,

una fecha, un nombre,

un poema.

 

Bebieron de la esperanza

para celebrar la lluvia;

más tarde libaron sueños

bautizados con miel y canela

y al instante consagraron

el obstinado oficio

de ser lo que eran.

 

Mientras, en el horizonte,

entre la tierra y el cielo

un torbellino de alas

quiebra la luz

y el trueno…

 

Poema de Carmen Sampedro
Recitado por Enrique J. Valdivia y Carmen Sampedro

Edición de vídeo: Abraham Redondo

http://abrahamredondo.es/

Linares, noviembre  2015

 

 

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.